domingo, 30 de noviembre de 2014

Luka Modric, la distancia como aliada


Si para muchos la distancia es el escollo entre un principio y su final, el vacío que se interpone entre ellos mismos y sus metas, para Luka Modric, no es sino el perfecto aliado en el alcance de las suyas. El croata ha hecho del aire su particular autopista, el trazado invisible del esférico en la búsqueda del gol, una faceta del juego que no le ha caracterizado en gran medida a lo largo de su carrera pero a la que en el Real Madrid le ha otorgado su particular sello de identidad. No importan los metros hasta la portería ni las piernas o cabezas que puedan obstaculizar la trayectoria del balón; el ex del Tottenham se asoma al balcón del área para enviar continuos cometas con destino en la malla rival. Cuando el adversario se encierra o teje su particular laberinto en la labor de salvaguardar su arco, la visión de Luka Modric se agudiza para dar con ese hueco imposible, con ese camino que nadie más ve para enviar el esférico en un vuelo fugaz hacia la gloria.

Seis misiles; seis dianas


Modric ha demostrado ser un especialilsta en los 'misiles' a larga distanciaDe la más exhacerbada crítica al más merecido elogio. De la oscura sombra del fiasco al deslumbrante foco del genio. Así ha sido la evolución de Luka Modric en la que está siendo ya su segunda temporada en el Real Madrid. José Mourinho solicitó su fichaje en su momento con la clara idea de que el croata no era un hombre de gol, algo que dejaban en evidencia sus 17 tantos en 170 partidos con el Tottenham, club que le vio eclosionar entregando lo mejor de sí mismo y deslumbrando a media Europa. Lo que en el conjunto blanco se buscaba de él era todo aquello que le convierte en un súper futbolista: visión de juego, calidad técnica, toque con el balón, magia en las botas y capacidad de sacrificio. No obstante, desde que Modric inaugurase su particular cuenta goleadora con el club de Chamartín, además ha demostrado ser especialista en algo más: misiles a larga distancia. Y es que de los seis goles que lleva con la zamarra blanca, todos y cada uno de ellos los ha conseguido desde fuera del área.

Es necesario remontarse hasta la jornada 10 del campeonato nacional de Liga 2012/13, el de su llegada al Madrid, para asistir a la inauguración de esta faceta-. Modric envió su primer misil ante el Real Zaragoza en el minuto 92 de partido, con 3-0 ya en el marcador; un gol que servía para redondear el resultado final (4-0) que los blancos le endosaban a los maños en el Santiago Bernabéu. El croata llegaba desde atrás para poner fin a la sucesión de rechaces, y frente a la media luna acabaría estableciendo su primer zambombazo, algo que acabaría convirtiendo en marca de la casa.

Con el estreno en Liga hecho, lo próximo sería hacerlo en la máxima competición continental, la UEFA Champions League. Varió la competición y varió la trascendencia del tanto; si el primero de ellos suponía el suma y sigue a una goleada, el segundo resultaría determinante para certiticar el pase a los cuartos de final de la Liga de Campeones, nada menos que en Old Trafford cuando el autogol de Sergio Ramos condenaba a los 'merengues' tras el empate cosechado una semana antes en Chamartín. El zarpazo de Modric, otro bombardeo desde fuera del área, supuso un soberbio bofetón para los suyos, que al margen de ver el marcador equilibrado otra vez, despertaron para sentenciar con el 1-2 deCristiano Ronaldo y rubicar el pase a la siguiente ronda europea con un disparo desde el balcón del área ,que topaba con el poste para acabar batiendo a De Gea.

Pero Modric no había tenido suficiente y sólo necesitó dos partidos más para repetir. De nuevo sería en el campeonato liguero y de nuevo como suma a una goleada 'merengue', la que le endosaron los hombres de José Mourinho al Mallorca en el Santiago Bernabéu (5-2). En esta ocasión, sin embargo, su tanto tendría mucho más significado que uno más entre cinco y es que el del croata era el 3-2, el que rompía el empate de un partido que el Madrid había empezado perdiendo y en el que se había visto por detrás en el marcador hasta en dos ocasiones. En su plan de rescate habitual, Modric llegaba corriendo hacia la frontal y esta vez fue un misil tierra-aire el que entró sin que Aouate se percatase.(Foto: defensacentral.com).


Asiduo invitado a las fiestas goleadoras de su equipo, Modric cerraría su particular bagaje goleador la pasada temporada ante el Málaga en el Bernabéu (jornada 36), estableciendo el 5-2 (resultado final 6-2) en un duelo que los malacitanos estaban batallando y complicando a los 'merengues'. El futbolista croata asomaba de nuevo desde la frontal para disparar raso y con potencia un balón que golpeaba en el poste de la portería defendida por Kameni para acabar colándose hasta la red, el marcador y el festival.

Mejor rendimiento; misma precisión en el disparo


Su segundo año en el Madrid, está siendo el de su consolidaciónA pesar de los goles anotados y de la relevancia de alguno de ellos, la primera temporada deLuka Modric en el Real Madrid, no será, seguramente la de mejor recuerdo para el croata. Habiendo gozado de muchos minutos de juego, su presencia no era algo indiscutible en los 'onces' de José Mourinho, habida cuenta del discutido rendimiento del jugador croata, que llegaba al Real Madrid sin pretemporada y tratando de alcanzar su mejor estado de forma a trancas y barrancas. Pero las cosas serían muy distintas en su segundo año, el de su consolidación, el del verdadero Luka Modricy si el futoblista de Zadar ha exhibido con Ancelotti lo mejor de su repertorio, también ha sabido mantener lo bueno de la pasada campaña. El croata sigue concediéndole a sus goles sus particulares señas de identidad: potencia, precisión y distancia.

Si en la pasada temporada Modric había elegido el campeonato liguero para estrenarse en la faceta goleadora, en la 2013/14 lo hizo en Champions League ante el Copenhague. Recorte en la frontal, ligeramente escorado hacia la derecha y tras cargar su particular fusil, el croata se sacaba un trallazo impecable para que el cuero se colase por toda la escuadra, abriendo un marcador que luego redondearía Cristiano Ronaldo (0-2).

La última perla con la que el internacional croata ha obsequiado a la platea, llegaba ante el Getafe en Liga, completando la cuadratura de marcar siempre enLiga y Champions. El '19' blanco recibía de Marcelo para sacarse un remate raso que batía al meta getafense Miguel Ángel Moya para establecer el 0-3 definitivo. Vuelos mágicos con un punto de partida y un destino tan alejados como interconectados; desde la pierna de Modric hasta la malla del guardameta que se defiende de él y de los suyos, en un trazado inquebrantable con potencia, medida y precisión. Luka Modric en estado puro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario